Dieta casera: Cruda y cocinada

¿Qué son las dietas caseras?

Como ya te he comentado alguna vez, la dieta BARF, no es la única alimentación natural que tenemos disponible para nuestros perros o gatos.

Existen las dietas caseras, esto de “casera” no significa que se hagan en casa, puesto que la dieta BARF también podemos hacerla en casa, la mayor referencia que hace este término, es que es una dieta que elimina los huesos carnosos de la fórmula, por lo que tenemos que variar porcentajes y añadir diferentes suplementos para compensar esa pérdida.

Además tenemos la opción de dar esta alimentación tanto cruda como cocinada, esto da lugar a un añadido extra de suplementos, y anotaciones a tener en cuenta.

Porcentajes en una dieta casera

Como acabo de comentar, en este caso, vamos a prescindir de los huesos carnosos, por lo que los porcentajes van a ser los siguientes.

80% carnes y pescados.

10% vísceras, donde un 5% es recomendable en hígado y el resto en las demás vísceras.

10% vegetal, es lo habitual, aunque al igual que en la dieta BARF, hay autores que suben al 15-20% sin problema, reduciéndolo de la carne.

Esta dieta se puede modificar tanto, que puede ser la base para dietas en perros y gatos con patologías, por supuesto cambiando como digo porcentajes en algunos casos, y tipos de carnes, pescados, vísceras, vegetales… para adaptarla a cada problema.

Para pasar a este tipo de alimentación, también te recomiendo que antes, pases por una dieta blanda con tu peludo, así además podrás valorar si se adapta más a una dieta cruda o cocinada, según sus digestiones.

Esta dieta blanda la veremos también más adelante.

Alimentos, complementos y suplementos

El apartado de alimentos y complementos es igual al de la dieta BARF del artículo anterior, pero es normal, al final la materia prima es la misma.

Si os anotaré en otro color y en cursiva peculiaridades de las dietas caseras.

Carnes y pescados

Es importante que coman tanto carnes blancas como rojas, cada una aporta unos nutrientes, además no debemos quitar la grasa que llevan, es el aporte energético en perros por excelencia, siempre hablando de perros sanos.

También es importante que coman pescado, sobre todo el pescado azul, que deben tomarlo al menos una vez a la semana o habrá que ponerles un suplementos específico, aparte del omega 3 que veremos más adelante.

En el caso de dieta casera cocinada, puede que sea recomendable quitar las espinas de los pescados, antes o después de cocinar, ya que pueden endurecerse, al igual que pasaría si cocinamos un hueso carnoso.

En el caso de cocinar la carne y el pescado, también debes saber que lo normal es pesarla antes de cocinar, en perros sanos no es mucho problema, pero en patologías, si pesamos después de cocinar, puede que alteremos el balance de proteínas de la dieta.

Esto lo comento porque es normal que la comida pese menos después de cocinar, porque pierde agua (y algunos nutrientes) por lo que siempre os recomiendo que añadáis parte del agua de cocción para recuperar ese jugo perdido.

Te dejo fotos de las carnes y pescados más habituales.

Vísceras

El apartado de las vísceras es igual que en dieta BARF, se pueden dar crudas o cocinadas, no hay mucho más que añadir.

Estas son una cantidad menor en la dieta pero de suma importancia, importante que aproximadamente el 5% sea hígado y el otro 5% otras vísceras, como en todo a mayor variedad mejor.

Las vísceras pueden soltar la tripa por lo que empezamos con poquita cantidad al inicio durante varios días, si va bien, vamos subiendo.

A algunos perros no les gustan crudas, puedes darlas cocinadas sin problema al inicio para que se acostumbren.

Te dejo una foto de las vísceras más comunes en la dieta.

Vegetales

Aquí incluimos verduras y frutas.

Vamos a añadir (también vale para la dieta BARF) que en este caso el pesarlas antes o después de cocinar no es tan importante con en las canes y pescados, porque es verdad que algunas verduras pierden agua al cocinarse, pero muchas las cocinamos con agua, por lo que podemos cubrir este déficit, añadiendo el caldo de cocción que además puede ser muy nutritivo.

¡Cuidado con los caldos de hojas verdes, que serán ricos en oxalatos!

Al inicio prefiero siempre que las deis cocinadas y en puré, es como si estuvieran predigeridas y es como mejor se asimilan, si va bien después hay verduras que podéis dar crudas trituradas, mientras que las digieran bien, es decir, que no veas restos en las heces, esto pasa mucho cuando damos zanahorias enteras, que luego hay trozos en las cacas, esto significa que no lo asimila por lo que sería como no haberle dado nada.

La fruta si podemos darla sin cocinar, y se suele usar 1-2 veces por semana al ser más ricas en azúcares.

Te dejo unas fotos de verduras y frutas más usadas en la dieta.

Complementos y suplementos

Complementos

Todos los complementos son iguales que en dieta BARF, pero si te voy a dejar una anotación importante.

Como te digo, con estas dietas podemos adaptarnos a dietas en patologías, donde se puede usar la clara para aportar una buena calidad de proteína a la dieta, si damos la clara sola en la dieta, siempre debe ir cocinada.

Esto se debe a que la clara aporta avidina a la dieta, es una antivitamina, que se carga la biotina de la yema, al dar el huevo entero no pasa nada, porque hay suficiente biotina para compensar, pero si damos la clara sola, tenemos que cocinarla para desnaturalizar esa avidina.

La cocción perfecta del huevo es de 3 minutos desde que empieza a hervir, esto hace que la clara esté cocinada pero la yema siga cruda, haciéndola nutricionalmente más potente.

Te dejo un vídeo donde te muestro este tipo de huevo.

Como complemento estrella tenemos el huevo, este puede darse cocinado o crudo empieza con cocinado que suele ser más suave.

Aproximadamente daremos un huevo de gallina por cada 10 kg de peso.

Si tu perro es más pequeño, puedes usar huevos de codorniz o repartir el huevo de gallina para varias semanas (se puede congelar).

El huevo se da sin cáscara, pues si no tendríamos un exceso de calcio al dar también huesos carnosos.

También tenemos los alimentos ricos en colágeno como las patas de pollo o algunas partes de carnes como la careta de cerdo y vaca, o las patas de los mismos.

Estos alimentos podemos darlos dentro de sus porcentajes de hueso carnoso y carne o como un extra de colágeno, snacks deshidratados o naturales, en meriendas por ejemplo.

Estos snacks pueden darse cocinados o crudos, también se pueden usar deshidratados. Al cocinarlos si que pueden perder colágeno, que irá al agua de cocción creando un buen caldo de huesos o una gelatina.

Luego podríamos añadir el uso de sangre extra para completar la que no tiene la carne o el uso de grasa extra en algunos casos, por ejemplo perros que no engordan fácilmente y no quieren comer más cantidad de comida.

De todas formas estos complementos no son tan usados como el huevo y el colágeno, habría que mirar cada caso en particular.

Suplementos

Aquí si vamos a hacer un añadido importante, además de los suplementos que te recomendaba en la dieta BARF, puedes verlo en su artículo. Tenemos que añadir suplementos específicos para estas dietas caseras.

Calcio, importantísimo si no damos huesos carnosos, primero te recomendaría harina de hueso, es la más similar al hueso carnoso, pero en determinadas patologías no podemos usarlo, por lo que optamos por otros calcios como la cáscara de huevo, citrato de calcio… siempre hay que adaptarse a cada individuo.

Taurina, ya os comenté que es importante en algunas razas de perros y por supuesto para todos los gatos, pero aparte, tienes que saber que si cocinas la comida, este aminoácido se destruye, por lo que siempre hay que aportarla externamente en forma de suplemento.

Luego hay posibilidad de añadir suplementos diferentes en casos de patologías, y en caso de que las analíticas denoten alguna carencia, al dar sobre todo dieta cocinada, en tal caso, los micronutrientes que falten, deben ser cubiertos con otros suplementos extra, esto no tiene porque pasar, pero os aviso para que lo tengáis en cuenta cuando hagáis los análisis.

Pros y contras

Como todas los estilos de alimentación podemos tener pros y contras según el que elijamos.

Pros de las dietas caseras.

  • Perros que no pueden masticar.
  • Personas con miedo a los huesos.
  • Adaptación de crudo o cocinado, según la asimilación de nutrientes del perro.
  • Perros que no quieren crudo.

 

Contras de las dietas caseras.

  • Para mi la masticación es una parte fundamental de la dieta, en este caso la perdemos, aunque si podemos ofrecer huesos recreativos a nuestros bichillos.
  • Al igual que la dieta BARF hay que preparar todo, no es tan cómodo como un pienso, pero merece la pena.
  • La pérdida de nutrientes en las dietas cocinadas.
  • El mayor coste de la dieta, ya que muchas veces la parte de huesos carnosos es las más económica y porque tenemos que añadir suplementos extra.

 

Una vez más espero que te haya gustado este artículo y si tienes dudas o puedo ayudarte en algo, déjame un mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te ha gustado? Comparte

Espacio publicitario